sábado, marzo 24, 2007

LA CENA

Ayer por la noche, tras un día en busca de mi energía, recuperé a mi vaso sonriente frente a un plato de tallarines. No hay nada mejor que un vaso satisfecho después de una agradable cena en compañía de otros vasos amigos. La vida así sabe mejor. Gracias.

1 comentario:

Giusseppe dijo...

Eres un gran vaso que contienes el mayor de los contenidos... el ánimo fuerte y valiente de un ser vivo.