viernes, enero 25, 2008

Cadáver eXquisito

Sopla en el vértice de tu camisa
si es una palabra bonita, esperanzadora y
sumisa hasta que la
pillaron un resfriado de gérmenes
invictos en su sinfín de treguas
redimidos o condenados, qué más da en el
paraíso de palmeras con
dátiles de tus labios, zafiros de tus
pupilas veladas por el tic tac del reloj
parado cual estadística manipulable y
extraíble como una tarjeta
telefónica entre tú y yo, con el
mensaje de nuestros olvidos.

No hay comentarios: