viernes, enero 25, 2008

UN SURCO ARADO, Clarisa Vitantonio

caminos que andar
senderos que surcar

por tus pómulos
por tu barbilla

una ladera arriba a
abajo
donde el pedrusco duerme
por donde la hierba
besa el suelo
y los pies desafían los orificios

un teléfono, un número
un vaivén de las palabras
una boca que suspira
y habla
y besa
expertos en beber
el deseo de la piel,
las órbitas del tiempo por los cabellos

y caminos y senderos
y surcos
y palabras y besos
suspirando

No hay comentarios: