jueves, junio 05, 2008

Cadáver exquisito I

No tengo tiempo para pensar si gasto
el tiempo entre dos momentos es un momento
y medio o tercio de flandes quemado al
sol de mis lunas que tiembla
en las aguas que me absuelven turbias
y movedizas como piezas de dominó, como alas
de libélula blanca en el cuerpo de la noche
cerrada loma de la montaña que cubre
las flores giraban entre
huesos agotados por el frío
de su canto nocturno en la sombra
de luna. Todo lo demás eran llantos sin vida.

No hay comentarios: