lunes, junio 23, 2008

Nanake Seo.


Nanake, es una chica Japonesa Nacida en Tokio, de estatura media, Mujer asiática.1,50.
Calza un 34,5.Bien proporcionada. de melena larga ondulada, rasgo Haití que proviene de su padre, aunque para el resto de su fisionomía fueron más fuertes los genes de su madre, Japonesa de pura raza.
Es una chica aparentemente independiente, pero está aprendiendo a controlar sus emociones,pues se ha dado cuenta de que sufre, debido a su sensibilidad y apego emocional que siente por las personas.
Nanake, nace en 1981, año del gallo, según su calendario.La religión de su familia es la budista, pero ella no es demasiado religiosa, al menos en lo que concierne a rezos y adoraciones.
Es descendiente directa por parte materna de “Los guardianes de las Palabras”, orden fundada en el S.IV d.c. continuada hoy por unos pocos, repartidos, desde China hasta Japón.
En 1993, Nanake y sus padres parten de Japón, huyendo de los secuaces del emperador, debido a que en uno de los textos que salvaguardaba la mamá de Nanake, advirtió, que dicho emperador era hijo bastardo y por lo tanto no era digno de nombramiento ni tratamiento real. Una noche escondieron lo textos y escaparon del país.
Se instalaron en Barcelona, ingresando ella en el colegio de la Sagrada familia.
Le cuesta adaptarse un poco al principio a su nuevo entorno y le molesta que le llamen china; pero finalmente lo consigue, incluso domina el catalán en la actualidad.
Sus padres aprovechan dicha confusión, que tanto molesta a Nanake, para pasar desapercibidos, y así montan una tienda de ultramarinos ,que debido a una buena gestión, en pocos años crean una cadena que se extiende a 13 tiendas repartidas por diferentes barrios de Barcelona.
Nanake, se interesó tanto por el pensamiento occidental, que decidió estudiar filosofía y quedarse en España al menos por una década más tras la obtención de su título.
En la actualidad Nanake, no piensa en formar una familia, está buscando un tema para su tesis, pero sus padres tienen planes de volver a Tokio, ya que la situación por la que huyeron, se ha calmado y su madre quiere instruirla en su cultura natal y la importancia de la misión que tendrá que llevar a cabo cumplido su trigésimo cumpleaños.
Un escriba necesita una formación, y aunque todos los Sábados de su corta vida, los han dedicado a su enseñanza, no es suficiente.
Nanake no quiere renunciar a su destino, pero sí aplazarlo, porque cree firmemente, en que tendrá una visión más objetiva del mundo si consigue aunar dentro de sí la cultura oriental y la occidental.
-Aquí también hay escrituras que preservar y transmitir, madre!
Enriqueceré el Katakana, con nuevas palabras extranjeras!
- A ti te corresponde el Hiragana, por ser mujer, ya lo sabes.

Sus padres no saben qué hacer, el abuelo aún vive y los presiona para que vuelvan.
Ellos quieren volver, pero también respetan a su única hija.

No hay comentarios: