miércoles, junio 04, 2008

PORTO DE ESPASANTE

(Puerto de Espasante)



– Pueblo en la costa gallega. Parroquia localizada al norte del Concello de Ortigueira en A Coruña, Galicia –



Es el lugar donde habita y muta lo insólito y lo inesperado, donde se confunde la tristeza profunda de sus habitantes con el mar de verdes, los acantilados indescriptibles por tan sublime belleza y la sinfonía de las olas imponentes de sus playas.

Es un pueblo de unos mil habitantes, cuatro calles desiertas en invierno y plagadas de turistas raros durante el Festival Celta de Música FolK, que se celebra en el pueblo de al lado todos los veranos, en Santa Marta de Ortigueira.

Como puerto receptor de todo tipo de sustancias ilegales, lleva y trae sinfines de tormentas, de locuras y de historias sin contar que se pasean tentadoras por los cinco pequeños bares que bordean los límites de las playas y la montaña. El Mar de Mares, La Escondida, El Café Do Tempo, Freddy y El Palomas.

Los dueños Y CLIENTES ASIDUOS De ALGUNOS bares son músicos de batalla, genios invisibles de la cultura melódica y creadores de notas profundas pero amargas, dicen ALGUNOS que por falta de aliento, público y aplausos DURADEROS. Juntos y solitarios conforman UNA BANDA DE MUSICOS QUE NO NADA NI SE SUMERGE MAS ALLA DE LA aburrida ría de ortigueira.

Como cualquier OTRO PUERTO típico en Galicia, hay mucha gente mayor que vive de la pesca y recolección del más aclamado marisco y pescado en la península Ibérica, mientras los menos afortunados llenan su estómago y nutren su espíritu con el arduo trabajo del campo y la cría y venta de ganado. En su defecto, también sobrevive el comercio casi extinguido de pequeños almacenes que quedan en ridículo ante la invasión de monstruos encadenados al puro estilo gringo-capitalista que tanto aborrecen los españoles.

Los jóvenes con suerte y voluntad se han marchado a estudiar a La Coruña o a Santiago de Compostela, pero nunca fallan a la cita del verano para atiborrarse de porros, farlopa y cuanto VENENO haya aparecido misteriosamente por la costa. Los veinte fantasmas de sueños genuinos y limitados que rondan las calles de EspAsante, viven de la monotonía y el cotilleo, persiguen tiempo gastado mientras trabajan al día para llegar a la ruta del fin de semana y sentirse acompañados.

No escasea el misticismo y el embrujo de las Meigas que sonríen desapercibidas por las callejuelas frías y dominan más allá de lo común y lo mundano. Es muy popular la frase, "Eu non creo nas meigas, pero habelas hainas" ("Yo no creo en las brujas, pero haber, las hay"), y ciertamente resume las características imborrables que mantienen el equilibrio del carácter gallego, danzando armoniosamente entre lo práctico, la incredulidad y lo místico.

Hay tres playas hermosas de arena blanca y fina, únicas y hechizantes para quienes saben perderse en la majestuosidad de los paisajes. Gracias a su accesibilidad al centro del pueblo, la playa más concurrida es la de San Antón, que no se distingue de las otras por la presencia ineludible del agua helada y azulada como la de la playa de Santa Cristina y La Concha.

La gente no comprende qué atrae tan adictivamente a los jóvenes de todas partes del mundo a Espasante, los viejos susurran a gritos “Ten Pejamento” (Tiene pegamento), pues aparentemente no hay nada que hacer en ese lugarcito desierto y a la vez sobre poblado de brujas y conjuros, donde la noche intimida y el ruido del silencio eterno de las rocas guarda misterios, amores desquiciados y asesinos disfrazados.

No todos los que dejan su huella en Espasante pueden ver, sentir y quedarse con arenas de la perenne nube negra que sobrevuela despistada la foto del cielo celta, muchos ni perciben que cuando desaparece por instantes, sin explicación entendible al oído de los “normales”, se arma la fiesta sin nombre entre los marcianos de alma sonriente y melancólica del aún no-conquistado rincón gallego. Sólo pocos se llenan de su magia sin mancharse los pies de verde.

5 comentarios:

Naturalmente plena dijo...

La verdad es que es un descripción muy acertada....

Marite dijo...

Me encanto la descripción y juro, que es así, solo fui una ves pero volveria mil mas, no se si abra brujas pero magia es lo que le sobra.

Marite

era dijo...

convidamoste a percebes cando queras,percebes de tablon claro!!!..jojojo!!...vilanch@!??

xaving hood dijo...

Espasante genial, como tu escrito. Felicidades!!

cimbrangondor dijo...

El escrito, pues correcto, se nota que es usted de la capital y no, de un pueblecito del norte de Galicia donde, únicamente, nos metemos farlopa y fumamos porros, las cosas de la educación del estado y no de la privada. Lo que le pido, eso si, es ,mas estudio del lugar y sus gentes antes de, sinceramente, FALTAR AL RESPETO a una gente que, ya por saber buscarse la vida para "sobrevivir", no se merece el calificativo de triste, como usted menciona. Le invito a pasarse otra vez por aquí y hablar con las personas que lo pondrán un poco al día. Y otra cosa, la droga está presente en toda la sociedad y no entra, en su totalidad, por el puerto de Espasante, porque, por desgracia, es un mal de toda la sociedad y no, únicamente, de la pobre gente triste de Espasante. Espero, de corazón, una rectificación a los numerosos comentarios negativos de su escrito, entre otras cosas, porque son cosas que pasan, insisto, en todos los pueblos marineros de nuestra geografía.

Un saludo de un "triste" pueblerino Espasantino ( y a mucha honra)