lunes, agosto 18, 2008

Dulce imperfección

Soy carnaza
en el bastidor de tu remanso.
Impávido ser latente
que se desfigura en la parsimonia
de los pliegues de tu surco

empecé a escribir en mis paredes
los desaforos de tu cuerpo
que mi glande respira con alivio
porque la vida errante
se hace limpia
cuando despierto en tus ríos insurrectos

Yo sé que quieres mi dulzura, que desaparece
que se extingue porque estoy perdido,
pero recuerda que
soy mejor sin antifaz
con mi pecho desnudo
y mi anatomía imperfecta
descubierta al sol



Gio.

1 comentario:

Clarisa Vitantonio dijo...

Gio,
la suavidad de las palabras son lo más bello de la "imperfección". Me ha encantado, como siempre, tu poema. Enhorabuena!!!. Clarisa