lunes, septiembre 22, 2008

danza auditiva



Abro los ojos
y dejo volar las pestañas
para que cumplan
deseos.
Dejo que mis piernas
se desenvuelvan
de la piel a los huesos
y la fluidez sanguínea
se vuelve aérea,
se volatilizan los músculos
de mis manos
se abren con la suavidad
de un gesto de rostro,
hasta caerse las máscaras.
Dejo que la fantasía
explore mis oídos
y ensanche los canales
para que pueda bailar
el pensamiento
y enredarse y disolverse
en una bola de luna.
Dejo danzar a las
palabras-materia,
desprenderse, abandonarse
a su origen,
ampliarse, brotar,
palabras ampliadas,
brotadas,
con volumen de eco
hacia mis oídos.
Palabras hechas de mar,
oídos hechos de
calcita aérea
y espiral de arena
hasta derribar los muros.
Mensajes que respiran
y se mueven
en tránsitos de cuerpo
fugaz
hondos y extensivos.

Poesía con alas
plumas de vapor,
localizada en el
interior de una
cavidad iluminada,
poesía pendular,
para vacilar
las cargas,
para quebrantar
la gravedad.

Danza
de mi piel con las ondas,
de mi pensamiento
con las palabras,
fluidez dormida,
te dejo entrar...

1 comentario:

Ijana de Aras dijo...

voy dejar volar mis pestaña y danzar en una bola de luna, yo también.

qué bonita eres Ana!