lunes, septiembre 08, 2008

PRIMER MANIFIESTO POÉTICO DEL GRUPO PÓLEMOS

Mi amor y mi pasión por la palabra escrita y la diversidad de uso de ella misma siempre será mi forma de expresión: la poesía cambiará el mundo, mejorándolo, quizás. Mi doctrina del sentimiento es libre y el aire es un compañero aunque la luna no es redonda y las calles no son rectas.Tengo intención de escribir hasta morir: vivir escribiendo y escribir viviendo pero la verdad no es nada absoluta así como tampoco lo es la poesía. Amo la subjetividad en la interpretación del poema y, a veces, me caes mal.Los agujeros tienen fondo y yo quiero exprimir la imaginación de los fieles al verso porque amo las sonrisas de papel y mi búsqueda de esa verdad variada que reside en cada uno, instintiva y razonada: quiero ser madre.La Biblia no es el primer libro aunque los poetas son buques cargados de manifiestos como que la luna es más grande que el sol o que la búsqueda de mí mismo es constante porque aun no termino de encontrar mi completa verdad sabiendo que las palabras son verdades a medias y que abrazo las miradas de soslayo con ardor.Soy un animal sexual contenido en la fidelidad a mi pareja, soy tripulante en el buque de cada poeta que manifiesta, veo más sangre de la que quisiera. La pena es un batir de alas muertas y yo veo poco dolor y muchos delirios.Tengo miedo al público, mi lealtad a mis amigos es desinteresada y verdadera aunque no hay verdades, ni siquiera a medias y, sin embargo, mi amor a mi familia es incuestionable y los colores llenan de color la irisada raya de mi olvido.Es tarde para volver atrás: mi boca sangra al recitar. Es duro manifestar porque al final tienes que manifestarte para decir que la vida y la poesía son dos caras de un tetraedro y las esquinas no se doblan.Mis oídos lloran cuando escucho la armonía de un rapsoda decir la naturaleza está llena de vida, mi hambre de conocimiento es constante y estoy aquí. Tú y yo somos iguales. Tarde o temprano la montaña vendrá a nosotros pero hasta entonces deseo de que mi sangre se propague y que mi semillas germinen por el bien de la humanidad. La vida está llena de símbolos y lenguajes. Tú y yo somos distintos.Quiero abrir mi pecho como un libro infinito sin cerrojos donde mis letras, mis palabras y mi poesía sean un granito más de arena para la búsqueda de uno mismo sintiendo que, como decía Bécquer, siempre habrá poesía.Me gustan los bosques y la feminidad. Soy yo quien ha leído este manifiesto.

2 comentarios:

Anonymous dijo...

Si tú lo dices...

lasdosmascaras@yahoo.es

diana moreno dijo...

qué buen blog! se pueden hacer colaboraciones?
saludos!