miércoles, octubre 29, 2008

Estro.

Qué lindo es
Buscar entre las brújulas
Destinos que no sean norte.
Qué rareza más grande
Cuando el estro
Desvela sus garras
Y atrapando las manos del destino,
Guía los dedos
Locos desentumeciéndolos
Liberándolos de la apatía
Del olvido.
Qué placer
Manchar el papel
De huellas de mosca
Que cuando recorren el blanco
Espacio,
Llenan el aliento de sonidos
De cuerpos vivos
De niños nacidos
En los sentidos del amor.

vins pólemos

No hay comentarios: