miércoles, octubre 29, 2008

Sin más, hoy he ido a la plaza y he pedido un gramo de nostalgia.
El vendedor me ha mirado fijamente
Luego ha mirado sus enseres expuestos
Buscándola ente ellos.
Nostalgia he repetido (me afirmaba en mi pedido)
El vendedor, llamémosle Juan, ha vuelto a clavarme la mirada.

No hay. He tenido pero se me ha terminado

Sin más un desasosiego hormigoneante ha invadido la luz,
Los sonidos se han languidecido,
Y los relojes se han cansado de tic-taquear.
He mirado a Juan sin mirar, sólo un borrón detrás del vidrio de mis ojos,
Y mi voz no ha encontrado la palabra.

Lo siento. ( Es de agradecer el esfuerzo mimetízador.)

Nostalgia es lo que pondré para cenar esta noche.

vins pólemos

1 comentario:

Carina dijo...

Gio

Me encanta cómo escribís, pasé de curiosa, porque hace días pasaste por mi blog, y realmente me da usto encotrarme con tan buena poesía.

saludos y hasta pronto

Carina