viernes, octubre 31, 2008

Tiempo

Quiero decir que estoy aquí y tengo tiempo.
Un ratito para sentarme contigo en el portal,
para subirme al caracol de tus versos,
para ayudarte a llevar las cargas del movimiento,
para leer tus primeros relatos,
tus teorías a cerca del mosquito que transmite la malaria;
un ratito para hacer una llamada a Paris,
escribirte una carta,
irte a ver,
más a Caray que a ti,
investigar a cerca de cómo se recogen los hongos
y se cocinan en tejas,
quedarme a tu lado vestida de verde
y sentirme esa pata que se te ha resbalado sin avisar;
un ratito para sentarme en la mesa, con tele o sin tele de fondo,
hacerte un regalo,
leer tus cartas de presentación,
para escribir un poema para los que se van,
para tomarme unas cervezas,
incluso para pillar una buena, de las buenas;
un ratito para tomarme un té en tu cuarto de mi casa,
o en tu casa,
hacernos el amor,
y escuchar todas esas empresas amorosas que te envuelven,
para opinar sobre el farol que estás forjando
y oír tu CD,
mandar un mail, mirar tu blog;
ratito para guardarte la leña,
para mirarte acurrucada en el sofá quejándote de celos,
verte llorar, verte sonreir, partirte de risa,
quedarte en silencio,
observarte,
imaginar mucho más tiempo contigo…
Tengo muchos ratitos para mi, en ti,
la verdad
es
que los tengo.

No hay comentarios: