miércoles, octubre 29, 2008

Un adios a la palabra palimpsesto

Los años han transcurrido con un proceder lento.
Palimpsestos amontonados en una esquina
duermen,
el sueño de los benditos,
carecen de memoria, carecen de añoranzas.
Todos ellos,
todos los palimpsestos van a desparecer,
olvidados,
como ellos olvidan lo escrito sobre sus pieles.

En realidad por fin va a ser palimpsestos
puros.

vins pólemos.

No hay comentarios: