sábado, noviembre 01, 2008

Echo de menos el agua

Echar de menos el agua,
significa sed.
Tener el estómago seco,
falta de tiempo,
ajetreo de calles
áridas,
de gentes áridas,
zapatos desgastados
por la contrarreloj
y el poder,
puedes,
puedes,
puedes,
más puedes,
más debes.
Y sigo echando de menos
las causas.
¿Alguien que muera por la causa?
Alguien muere en ella
sin saber porqué,
y sigue el camino
hasta el triunfo,
para que el fracaso
no le persiga,

todo esto es tener sed.

Bien,
pues soy humana,
mi cuerpo es agua,
mi alma es agua,
vivo,
soy una corriente horizontal,
un sistema de ondas
que se comunica
a través del sonido
de dos lenguas que se besan,
un constante deseo
de llegar al mar,
el fin de la tierra,
el fin de la masa acuática
el horizonte último,
y si llego mejor o peor
no me importa,
pero no me engaño con la sed,
mientras el agua salada
no me reponga.

2 comentarios:

Giovanni-Collazos dijo...

Hemos empezado fuerte este mes de Noviembre, Ana. Que bueno es leerte. ¿para cuando tu propio blog?... espero que los demás compañeros se pongan las pilas también!

Un beso.

Gio.

Clarisa Vitantonio dijo...

Orillas... agua....
Puedes sí puedes
Genial

Besos
Clarisa