jueves, noviembre 20, 2008

El invierno atrasado

Cayó la lluvia con todas sus sombras
Y te sello los labios
El mar estaba plácido,
apaciguado sobre las cabezas de los transeúntes fantasmas
Y de repente, vino el túnel de plomo
Rabiando desde las esquinas
Y descargó la tormenta tóxica
La tormenta ácida de tinta china, sobre el castigado asfalto y sus ruinas
De color tabaco se cubrieron los ojos de los alienígenas
cuando ya habían olvidado la tierra seca y su paraíso perdido
(Todas las nucas incluida la tuya
se curvaron de miedo por el ruido).

No hay comentarios: