miércoles, noviembre 12, 2008

Hace 35 años que murió Neruda

Hace 35 años que murió Neruda
Y su canto general todavía se escucha.
Entre las paredes del lugar
Entre las llaves
Calles
Y las esperanzas
De los pobres.
Pero desde que Pablo
Escribió su canto
Los pobres tiene nuevos nombres.
Eso si, eso se lo hemos dado
Nombres para llamarlos,
Para definirlos y clasificarlos.
Los pobres y no son proletarios.
(Negri nos enseña que los proletarios
ya no existen.)
Producir ya no está en sus manos.
Ya no les pertenece.
Ya no trabajan.
Los que trabajan,
Esos se llaman esclavos.
(también obreros del tercer mundo)
No son pobres porque están dentro del sistema.
No sintamos pena, no sintamos miedo,
No sintamos nada por los pobres
Son parte integrante en nuestro sistema.
¿Dónde queda su Canto General?
¿Quién tiene voz para cantarlo?
Pues si, han pasado 35 años
Y la utopía se ha hecho más laberíntica.
Los recovecos de las suelas de sus zapatos
Son simples calles sin salida,
Calles cortadas a la esperanza.
Y es que después de 35 años no nos queda.
La esperanza se ha evaporado
Por el cambio climático.
Parece que cuando el barco se hunde
Las ratas dejan de tener importancia.
Nunca, don Pablo, se imagino
Tan magnánimo hundimiento.
Tan profunda fosa donde desaparecer.
Y su Canto General,
Un simple canto de sirenas
Un esperar lo inesperable
Un soñar con lo inalcanzable.
La esperanza se ha evaporado.
Y con ella,
El cambio, el mirarnos los unos
A los otros.
Mirarnos a los ojos.
Ya no podemos mirarnos a nosotros mismos.
Como dijo Francis Bacon
Después de la segunda guerra mundial
“El hombre ha perdido su rostro en la guerra”.
O tal vez fue Giacometti quien lo dijo,
Mientras una de sus delgadas estatuas se deshacía
entre sus dedos hasta alcanzar la invisibilidad.
La delgadez de las ideas,
La delgadez del pensamiento.
Un canto simple
Un canto general que se enmudece
En los oídos sordos de la historia.
Son 35 años de camino
Que Antonio, Antonio Machado nunca caminará
Son 35 años de espera
Desesperanzada.
En estos últimos 35 años,
Se le ha echado en falta.
Hay huecos que no se pueden llenar.
Ni el petróleo, ni el cemento, ni las nuevas tecnologías…
El hueco se hace hondo en su interior,
En el interior de todos y cada uno.
Un orificio oscuro donde dejar caer bombas
Las bombas de la CNN
Las bombas encerradas en el rectángulo que medimos en pulgadas.
El hueco que se abre sin cesar
Es tan profundo
Como nuestros ojos ciegos de verdad.
Y sin embargo, nos queda el Canto General.
Un puñado de páginas que se enredan
En las estanterías.
Que van acumulando polvo
El polvo de Neruda
El polvo de la madre tierra.
No hay voces
Ninguna voz puede leer el Canto General
Ningún oído lo puede escuchar.
En silencio han ido amontonándose
como huesos de muertos.
De los que murieron de hambre
De los que murieron por no tener hambre.
Un nuevo vocabulario, una nueva voz
Que no sabe los vocablos
Que no habla en nuestro habla.
Quizá los versos del canto
Son como los versos de los códices Mayas,
Esos que no quemó la iglesia,
Esos que se salvaron de la purga
Del fuego.
Sólo tres.
Los versos a recordar.
Como en Farenheit 451, cada uno seremos un verso.
Antes de que muera
Antes de los próximos 35 años
Antes que nadie se llame Neruda, Pablo.
Recordar sus versos,
Recordar su canto.
Recordar que era General y era un canto.


Vins Pólemos

No hay comentarios: