sábado, noviembre 01, 2008

Vientre compacto

Te alargas como una
espiral en el espacio,
y me tocas.

Toda la profundidad
se vuelve sustancia,
y tu respiración se hace
lenguaje de verbo.

Te siento abstracto
como el
aire
compacto como el seno
de una matriz,
disuelto,
contractuado.

Imagino,
me cuelgo en el cuello
de tu piel,
estimulo cuanto poético practico.

Presiento el mundo,
y sigo siendo una partícula.

Vuelvo al calor, a la vida,
a la presencia actual de tu sexo,
a la locura infantil de ti,
acabo con el aire prendido
de tus besos
y tu saliva,
no me quiero ir,
no quiero saber que pienso,
es un drama respirarte,
y una maravilla...
te quiero,
y te quiero entero para mi
y no me disuelvo.

Con el vientre compacto
te analizo,
entiendo la vida como
salida de mi
para llegar hasta tus lazos
donde el sonido se hace palpable,
donde la vigilia se hace constante.

No hay comentarios: