jueves, diciembre 11, 2008

Cuando me muerdes, a veces me haces daño

Cuando me muerdes, a veces me haces daño



Eres el milenio de mujer en el celta
una montaña del principio del planeta,
células que vuelan en su regocijo
en los ruidos primigenios de mi umbral

Te regalo mi elefante blanco
de mi carne translucida
que desvela lo de dentro,
te muestro mi cara de chimpancé en lo oscuro
que no es lasciva máscara
es mi gesto escarpado y furibundo

Soy negro sol de alquimia sin magia
alacrán histriónico hecho de nácar
en un disfraz cutre, roto.

Cuando me muerdes, me gusta
si después me curas la razón,
a veces me haces daño
si mi sangre no encuentra su cauce

Mi boca comerá plástico
si vuelan de aquí
las hojas de tus versos
mujer.



Gio.

(Del poemario “un advenedizo en Madrid”) 2008

No hay comentarios: