miércoles, diciembre 10, 2008

El Escarabajo

Sinfonía de patas claqueando en el tambor de mi obligo
Canciones eternas de cantos dormidos.
Es verano y es tarde.
El sol se apaga en las claves montañosas del oeste
Y el rayo verde cruza la estancia.
Es claro y blanco.
Zapatea las calles cóncavas de largas farolas apunto
De encender sus almas vagabundas.
Es negro y duro.
Un cuerno como nariz, un caparazón charol que se abre
En dos alas nocturnas y el abismo de su ojo.
Es verano y es tarde.
Levita hasta la luz con ansia y con fuego hipnotizado en la noche
De los tiempos para penetrar la esperanza.
Es clara y blanca.

vins pólemos.

No hay comentarios: