jueves, diciembre 11, 2008

Invitación

Solamente algunas aves nocturnas
Sueñan despiertas tu vigilia
Miran como se desgrana en recuerdos tu sombra
Cómo giran tus ojos hacia el valle diurno
(donde te esperábamos mis miserias y yo sentadas en un banco bajo la transparencia de la noche)

Ya atamos al reloj consciente todas las horas con nudos marineros
Se quedó sujeto el tiempo en tu media sonrisa;
Bajo tus pasos, preso
Dentro tu pecho, dormido
En tus labios, latiente
Sobre tu espalda desnuda, reflejado en los espejos del salón
Y en todos los espejos del mundo
Para siempre.

Te invito a llorar otra noche como esta
Un llanto curvilíneo de torrencial fuerza
Si es posible, a gritos hasta ahogarnos
Hasta agotar el río negro y oscuro
Que te deambula loco en las vísceras

No hay comentarios: