miércoles, enero 07, 2009

4 de diciembre de 2009, Campomanes 9


Tus palabras me han hecho
más completa,
más viva.
Tu amistad más compartida,
más entregable.
Has escuchado el entierro de
mis pescados,
mis pescados capitales,
el sonido chapuzón
de abrazos
e ilusiones futuras.
Escuché tu corazón
en tus labios,
y tu mente en la voz de
tus palabras
todas tus lágrimas
y tu luz correcaminos,
tus impulsos y garabatos.
Te amé en algún momento
y algún lugar
y me sentí más libre,
y mayormente acompañada.
Soñamos y seguimos trasladando
sueños de boca en boca,
al final,
nos comeremos el mundo,
o al menos,
vendrá a nuestro paladar.

No hay comentarios: