sábado, enero 31, 2009

Poema "El hombre una flecha de sueños"

Hombre piedra,
el pie resbala en la laja echa añicos,
canto y me ruborizo por el hombre,
hombre, mono sublime,
reconoce en si mismo su enemigo
mortal.

No ocurre lo mismo conmigo
en el fondo de mi alma
yo no me parezco a mi misma.

Las entrañas se mueven
el horror que provocan las meditaciones,
aún no puedo encontrar la paz proclamada
de un tiburón que aún palpita
de dignidad relativa.

Por que no se me concede lo mismo?

Con las explosiones de grisú,
la muerte es casi súbita
como un istmo de coral
de rutas opuestas
con su talismán temible.

La punta de una daga,
en combate mortal
un soldado no muestra su herida
a nuestro adversario.

El marinero se instala en su camastro
durante el deshielo de los mares polares
habitantes del frío pórtico
como en el Nilo hoy,
falanges de avispas de alas metálicas.

Un cometa durante la noche
enseña a los grillos su cola brillante.

Los hombres y los ángeles
se parecen a si mismos.

Nina salinas.

No hay comentarios: