jueves, abril 23, 2009

contando cuervos

Lo cierto es
que tengo la tráquea sembrada
de infectas espinas
hilos formando bolas bajo los pechos
desnudos
Respiro de madrugada
el hollín y la sangre volátil de las aceras
los pasos veloces y angustiosos
de los fantamas del metro
Soy en definitiva, otro ser transplantado
por la noche.

1 comentario:

Ana del Vigo dijo...

Tu poesía susana, viene cargada de verdades