domingo, abril 05, 2009

variaciones de una luna dentro de una calabaza

Ella está dentro de mi,
ella tiene un corazón propio,
ríe, canta, toca y se mueve
con su corazón,
y no puede parar de vivir dentro.
Ella está viva,
yo muerta,
distante, rota sumisa a normas
de poder que ella no sabe,
no me puede acompañar,
no me puede aliviar, ni devolver la vida,
yo la deseo sin poder hablarla,
sin poder comunicarme con ella.
Sólo es que la deseo,
me produce placer,
excitación,
arroja sobre mi
una atracción magnética,
una curiosidad infinita.
Entre nosotras una distancia
infranqueable,
un terreno infranqueable,
prohibido,
ni siquiera un abismo,
sólo una prohibición,
una pantalla de incomunicación
permanente,
una pantalla de irrealidad
con la que no podemos acercarnos,
nos encontramos en un
esenario diabólico por el que
cuando soy realidad,
ella es fantasía,
y cuando ella es realidad,
yo soy fantasía.
Sólo que siento dolor,
cuando mi mundo es ella
y mi mundo no es real,
cuando la miro
que ríe, canta, toca y se mueve
con su corazón
y es un sueño,
cuando está revelado
que el mundo de la s variaciones
de la luna, su luna,
no son reales,
y la verdad es una calabaza
vacía, inhóspita,
sin su boca, su voz
sus pies y sus manos,
el mundo se convierte
en un lugar desolado
sin su existencia.
Ella está ahí,
dentro de mi,
con su corazón latiendo
independiente,
su presencia inexistente
me hace morir,
está viva,
yo muerta,
quiero consumir mi vida
entera por seguir mirándola
aunque no la encuentre
para no dejar estéril
el vacío de la calabaza.

No hay comentarios: