jueves, mayo 07, 2009

Bala de Futuro

Qué poco me gusta la palabra cafelito dicha con más o menos arte por personajes variopintos de TV o viandantes, compañeros de trabajo...
Mientras hago reflexiones tan estúpidas como ésta ya ha sonado el silbato del metro, una parada más y REM sonando en el despertador del oscuro embudo que supone suspender con énfasis 8 asignaturas de 3º para Verano.
Ahora, tras la puerta y el eco silencioso del ring marchito, abrirá mi madre con su interrogante sonrisa que ruega, al menos 2 notables, 3 sufis y 2 suspensos (que podría tolerar)...
Cargando el peso sobre mi cadera izquierda dejaré ver mi cara de arrepentimiento y frustración, con el objetivo de generar horribles expectativas a cerca de mi futuro, para acto seguido, tras ver la completa apertura de sus ojos, balancearme sobre mi cadera derecha, sonreir y soltar en definitiva, parte de lo que espera: "¡Mamá, que sólo han sido tres!".

No hay comentarios: