martes, mayo 26, 2009

pienso en tus brazos
y todo cuanto veo
es descanso,

me rodeas pasándome
la mano por la espalda,

y los riñones
me llenan de lágrimas los ojos,

tu tacto ha venido
a bendecir el dolor
de tu ausencia,
a devolverle la vida
a los sentidos
a entregar el don
de los otros brazos
a resolver
mi deseo de caer en ti

y sentir

cayendo la muerte
cayendo las heridas

quedándome
en los posos
de un interior abierto…

No hay comentarios: