domingo, mayo 03, 2009

poema número uno






a Yuka

cada plato roto que pagaste
lo cobraron rompiéndose mis huesos,

aunque también todo lo que no tuviste que pagar
hizo de mis huesos vida,

no estamos aquí para pagar y cobrar,
el dinero que se quede en la burocracia pública,
en mi vida privada
quiero ser libre.

1 comentario:

Giovanni-Collazos dijo...

Me ha gustado este poema...

Un abrazo, Ana.

Gio.