lunes, junio 29, 2009

Perros y gatas.


Los gatos son peligrosos para la poesía, pronto
acumulan adjetivos, muchos provocan, mucho seducen. (José Watanabe)


A su libre albedrío
el animal de desliza
por la cornisa que cubre el precipicio
sin temer a la caída
porqué siempre cae parado

Y se luce, se pavonea
me mira como pensando
que lo envidio

si supiera que me gustan más los perros
con todas sus miserias,
será porqué perro soy
y aúllo como lobo
por las noches
cuándo la luna está en mi pecho
con las uñas de mi gata
en la espalda.



Gio.

1 comentario:

Ijana de Aras dijo...

Me guts este poema tuyo, sincero, divertido, puro.

bsO!
Jana