jueves, octubre 01, 2009

Tamias (poema pedagógico)


en el parque las ardillas ralladas
bajan a buscar semillas de mis manos
no confían más que lo suficiente
para alimentarse y ponerse a salvo

pero basta el destello de sus ojos en los míos
un instante
para hacerme feliz como un niño

dejo el tiempo y el espacio que habito
y me voy en los ojos de las ardillas

ahora miro a un lado y a otro
con cautela

ahora escarbo en la tierra
y entierro mi nuez

ahora juego con las hojas de otoño

ahora subo por el tronco de un árbol
y veloz como el viento
alcanzo la rama más alta

de ella paso a otro árbol
y a otro
y luego bajo a hacer reír
a una pareja de enamorados

nadie sabe lo que se siente
cuando la vida late más de prisa
pero yo lo sé

nadie sabe lo que susurra el viento
a las copas de los árboles
pero yo lo he escuchado

en el banco del parque
despierto con una sonrisa:
es solo un sueño
y además
no hay ardillas ralladas en Madrid
pero
¿y si fuera posible?

No hay comentarios: