jueves, junio 24, 2010

Mala pata

"La guerra es un buen negocio:
invierta a su hijo"

Allen Ginsberg


En los 70, los señores de la guerra enviaron
más de 100.000 estadounidenses a Vietnam.
Más de 50.000 no volvieron con sus madres
y otros más volvieron descerebrados o mutilados.
Mataron allí a más de 2 millones de vietnamitas.
Los señores de la guerra hicieron política.

En los 80, Fidel envió más de 300.000 hombres a Angola.
Más de 2.000 regresaron en cajas vacías
cubiertas con banderas cubanas para sus madres.
Medio millón de africanos murieron allí,
mientras Fidel cumplía su sueño internacionalista
y negociaba con diamantes.

Los señores de la guerra
en los últimos años
han enviado más de 60.000 hombres a las guerras de Irak y Afganistan
Más de 5.000 no verán ya nunca más a sus madres.
Han matado allí a más de un millón de irakies y a otros tantos afganos.
Los señores de la guerra ganaron petroleo
y otras cosas que nunca se sabrán.

Pero los señores de la guerra,
los que mueven los hilos,
siempre ganan.

Creo que está claro que
para las madres del mundo
la guerra no es un buen negocio.

No hay comentarios: