viernes, julio 09, 2010

Garbanzos como pensamientos que excitan
mis pulmones como el oxígeno a la sangre.

es despertar olvidarse del sueño y caminar no es ecribir y escribir no es ni pensar ni dejar de pensar y dejarse en la espuma y arquearse en la orilla en la niebla o en la luz.
Es lastimarse por todos aquellos garbanzos que no pudiste reblandecer cortar por la cicatriz y desahcerte en su humo.

1 comentario:

Ana del Vigo dijo...

yuhuuuu!!hana de vuelta!!!