sábado, octubre 09, 2010

Úteros reptando

Ella venía por la noche caminando semidesnuda y ebria.

Ella salía de la noche cansada de la propaganda de los hombres: el
amor es un pajarito con frío, guarda mi amor dentro de ti.

Ella se encontró con ella. Rubia y trigueña. Alta y de mirada triste.
En un callejón a media luz.

Pero la luz era como un fogonazo y ella se perdió en la boca de ella y
más adentro.

1 comentario:

Ana del Vigo dijo...

como te seduce la naturaleza femenina, ernesto, como la describes...me gusta mucho tu poema