jueves, febrero 23, 2012

LOS FANÁTICOS TIENEN SUEÑOS

De las cenizas de mi corazón sajado, sangrado, roto,
hecho mil pedazos, renacerán sólo cenizas que me
dolerán para siempre.

Porque me convertiste en una inconsciente partícula
de polvo, incompleto y sin esperanza de vibrar ante
una crisálida

Dejé de palpitar para que no me doliera, en su lugar
coloqué una máquina, por se práctico y sobrevivir con mis
funciones básicas

Para poderme aunque sea mover, para no quedarme
estático cual estatua, para no coger polillas del desuso,
para poder articular palabras.

No tengo recuerdos que me expliquen esta eterna
añoranza, ya no tengo fe en mis lágrimas, que nada curan
porque no hay nada.

Roto el corazón, quemado y sepultado por el dolor, una herida
tan lacerante que me vació de sensacion

Y no me faltan piernas, ni brazos, ni risas, ni llantos,
pero con tal desaparación parece que vivo de prestado.

Y me insisten en mi existencia, cuando en realidad
reina la nada, como zombi camino, no me paro, por no
esperar tu llegada.

1 comentario:

Giusseppe dijo...

Qué cosas! Hay dos janas autoras de esta revista. La otra, Jana de Luque, es una antigua alumna con la que, por supuesto, sigo en contacto. Gracias por publicar el poema y darle vida a la revista!