miércoles, abril 25, 2012


Y CUANTO RECORRIDO...

Son 9 años,
apendiendo las artes del nacimiento,
mezclándome con el líquido amniótico y la placenta
que un día me desprendió y me sacó del útero.

Son 9 años,
con ojos de silencio,
grietas que persisten en la piel
deshilachándote para poder vivir un poco más.

Son 9 años,
en los que no precedo a nada,
solo a un saco lleno de huesos
repleto de polen y furia.

Son 9 años,
en los que voy envuelta como si el mundo me agrediera,
y la cáscara se resquebrajara,
el fruto ya no cabe.

Son 9 años,
lanzados desde el muelle de mis manos
hacia adelante y hacia atrás,
sin límite y sin respuesta.

Son 9 años,
en los que nadie me arropa,
y ya no puedo desnudarme más.

Para qué los 9 años,
9 estancias,
9 desincronizaciones y ausencias,
9 saltos y la calle vacía,
9 temperaturas diferentes para las 9 habitaciones cerebrales
y los 9 desórdenes cronológicos que se suceden.

Quiero saber
si me devuelvo a este prólogo,
para no marcharme nunca máss.

3 comentarios:

Giusseppe dijo...

Qué gozada tener alguna noticia tuya, después de casi 9 años sin saber....
Un beso enorme y gracias por seguir escribiendo: el mundo, hoy más que nunca, necesita poesía.

némesis dijo...

Nunca dejo de escribir. Mi mundo es poesía. Un besazo grande

Ernesto Pentón Cuza dijo...

Un beso grande para ti también. Si que es una gran alegría saber de ti.