martes, diciembre 11, 2012

Te he instalado en el alma mía. Te he puesto aquí, más bien, te has colado...cómo una gotita de agua se ha filtrado en algún punto de la piel, para penetrar tan profundo que ni la glándula pineal ha sabido esconderse...cómo mis huesos se han visto afectados...cómo mi sangre se ha visto afectada....cómo mis ojos...ahora...todo tan alterado...esto es una estámpida de pequeños insectos que pueden iluminar la oscuridad...es un océano de soldaditos de luciérnagas, combatiendo por poseer esa belleza robada por las estrellas...esto es un tablero de ajedrez con piezas fantasmas, donde la sangre se derrama a gritos de una criatura etérea que recién nació...esto es una herida por donde saciar la necesidad de renovar el alma... una vez me soñé desnuda, con un poro de la piel sangrando...la sangre era una cinta de roja que volaba en ondas alrededor del espacio de mi cuerpo...alguién resolvió, que los indios americanos asociaban la sangre con el espíritu, que mi sueño significaba la posibilidad de despertar el espíritu para hacerlo pasear...ahora me siento desnuda en algún lecho contigo y es el calor que desprendes lo que como ondas vuela por mi alrededor y es tu energía lo que me atrapa, lo que se despierta y se siente libre de acampar a sus anchas como una gotita que se instala en la mismísima glándula pineal cartesiana que nadie entiende.. mis ojos...ya no son lo que eran...ahora...lo que son...tampoco lo puedo describir...y sin embargo... en algún punto de estas palabras...se deja constar como las cadenas son de la orden de eslabones de luciérnagas, y como la estampida de fantasmas que rondan el tablero están sumidos a la estrategia feroz de un nacimiento...es posible, que las sensaciones tengan su lugar de provecho en el instante en que el origen y el final se encuentran, y es posible que el amor sea el origen y el final...todo ciclo...como cuando uno nace para tener que morirse es destinado a algún principio. y siento que mi vida estando rota por tu ausencia se ha topado con el principio, y el motor de todas mis cosas...es quizás arriesgado...pero seguiría siendo mortal aunque no me expusiera...despedir una carta de amor, es tan cruel como empezar a escribirla...un germen de palabras que no quiere dejar de crecer en cuanto se pone en marcha...si hubiera una manera de materializar un beso en una palabra sería una magia especial...quizás decir que esta Ana te ha soñado día y día tras día hasta un 19 de agosto de un 12, y que al mismo tiempo te sigue soñando sea el mejor modo de revelarte el secreto de que eres mi ser amado. 

No hay comentarios: